¿Qué les decimos a los niños de los Reyes Magos?

La fórmula está en no intervenir. Ni mentir, ni negar, sino permitir que sean ellos mismos los que elijan lo que desean creer a través del autodescubrimiento. Si ellos necesitan permanecer en su mundo mágico o de fantasía seguirán haciéndolo, sino lo necesitan, conocerán la realidad por ellos mismos generando sus propias respuestas que irán cambiando y madurando con el tiempo.

Si nos preguntan directamente sobre su existencia, podemos preguntarles qué que es lo que ellos creen. Si insisten, es importante contestar con honestidad pero sin dar respuestas rotundas. Por ejemplo: Yo creo que no existen, es diferente a NO existen. Si se quiere mantener ese misterio pero sin mentir, se les puede decir que creemos que a lo mejor existen en el mundo de la fantasía, de los cuentos, de la magia… y hacer comparaciones con otras fábulas que existan en la familia o en la sociedad. Se aconseja que el mensaje sea positivo, no extenso y adaptado a las creencias y tradiciones que se vivan en la familia.

Con estas pautas, no les mentimos, ni les quitamos la oportunidad de vivir esa magia y fomentamos el pensamiento crítico.

Pautas sobre la edad:

Conforme el niño va creciendo y su pensamiento va madurando empezará a estar preparado por si solo para distinguir entre fantasía y realidad.

De 1 a 4 años los niños juegan utilizando su imaginación y fantasía, crean personajes imaginarios en mundos irreales, sus juegos están llenos de hadas, gnomos, superhéroes y otros personajes mágicos, entre los que se encuentran Papa Noel o los Reyes Magos.

El juego es la pieza clave del desarrollo cognitivo infantil, los pequeños comprenden el mundo que les rodea a través de él, por eso es bueno que los padres fomentemos esa imaginación, que sigamos sus juegos y sus roles.

Entre los 4 y los 6 años los niños ya empiezan a hacerse preguntas, ¿Cómo pueden los Reyes visitar todas las casas en una sola noche? ¿Cómo saben los Reyes dónde vivo? ¿Cómo entran los camellos en mi casa si vivo en un 8º? o ¿Cómo entra Papá Noel si no tenemos chimenea?

Pero es a partir de los 6 años cuando los niños ya tienen sus verdaderas dudas y empiezan a buscar respuestas para aquellos conceptos que no les encajan en su mente.

Descubrir con 7 o 9 años, que los Reyes Magos no existen no es descubrir que papá o mamá me mintieron, sino que es descubrir que has estado creyendo en una fantasía que te ha hecho tener ilusión y te ha hecho sentir momentos muy especiales. Ese es el mensaje.

Asesoramiento en : consulta@psicologia-pedagogia.com

Deja un comentario